Por el lado de Schreber. Puntos 1 al 5
cas de tablette de bord m allopurinol couleur de prescription contacte pour pas cher

Seminario 2018 - 2019

La ciencia y la verdad. El triunfo de la religión

MIQUEL BASSOLS. ANTONI VICENS, DALILA ARPIN, ISABELLE DURAND, PALOMA BLANCO, DOMENICO COSENZA, ROSA LÓPEZ, MARIE-HÉLÈNE BROUSSE

Conferencias y debates 2018 - 2019

Curso introducción al psicoanálisis. Freud y Lacan

Curso de introducción a los conceptos fundamentales de la clínica psicoanalítica, dirigido a Psicólogos Clínicos, Psiquiatras y profesionales que trabajan en la clínica y la atención a personas, e interesados en la orientación psicoanalítica de Freud y Lacan.

Por el lado de Schreber. Puntos 1 al 5


Reseña de la clase impartida por Fabián Fajnwaks


Graciela Briceño


Reseña de la presentación de Fabian Fajnwaks sobre el "capítulo IV: Por el lado de Schreber" (puntos 1 a 5) del Escrito de Jacques Lacan: “De una cuestión preliminar a todo tratamiento posible de la psicosis” en el Seminario del Campo Freudiano de Granada el 17 de febrero de 2018.


Introducción

Fajnwaks sitúa el Escrito que nos ocupa como una elaboración après coup del Seminario 3 sobre las psicosis, en el que Lacan perfila algunas cuestiones planteadas entonces. Fajnwaks hace algunas precisión sobre las implicaciones del título del Escrito “De una cuestión preliminar a todo tratamiento posible de la psicosis” en cuanto a lo que deja escuchar de la posición del psicoanálisis lacaniano sobre este tema. Por una parte, indica que la expresión supone que efectivamente es posible tratar la psicosis desde el psicoanálisis pero con la precaución de evaluar cómo puede hacerse porque no está dado, hay un trabajo previo que hacer, ir más allá del tratamiento para las neurosis. Por otra parte, el psicoanálisis lacaniano logra esclarecer la estructura, funcionamiento y un tratamiento posible para la psicosis porque Lacan sitúa el psicoanálisis en una relación de continuidad con el saber de la psicopatología clásica. Fajnwaks cita a Jacques-Alain Miller para señalar que el procedimiento de Lacan fue que aplicar la psicosis misma al psicoanálisis y no a la inversa. Es decir, pensar el psicoanálisis producido en relación con las neurosis a partir de lo que la clínica de las psicosis enseña, en una relación de mutua influencia. Esta aproximación de Lacan se puede apreciar en este Escrito y más adelante en su enseñanza, por ejemplo, en el Seminario XXIII en referencia al caso de Joyce.

Clínica ésta que comienza a ser olvidada tras el frenesí de la neuropsiquiatría y de retorno de la causalidad material organicista que se sitúa hoy a nivel cerebral.

El Nombre del Padre y la significación fálica

Luego de haber distinguido en el apartado anterior la imagen fálica (aquella con la que se identifica el sujeto en su ser de vivo) de la significación fálica (la que permite al sujeto abordar lo real de la sexualidad a partir de un significante, el significante del deseo, que es el falo para cada sujeto) Lacan articulará al inicio del Apartado IV la significación fálica con el Nombre del Padre (NP). El NP es la metáfora fundamental que rige y determina todas las otras significaciones del sujeto. Lacan se vale de la fórmula de la metáfora del lingüista ruso Jakobson para explicar la formación de esta metáfora fundamental, usando los términos introducidos por el primero. El éxito de la metáfora, su saldo, es la presencia de esta metáfora fundamental, el NP, que resulta en una ganancia a nivel de la significación, un plus de significado, que es la posición fálica del sujeto. La relación entre el falo y el NP aparecerá en el esquema R.

Lacan propone una circunstancia de la posición subjetiva en la que, al llamado del NP, responde la falta pero no del padre biográfico sino de su significante, el del padre simbólico, el que está presente en el discurso de la madre, en el discurso del Otro. El NP es un significante mayor, que determina la relación del sujeto con el resto de los significantes. Estos significantes se encuentran reprimidos en el Otro, como lugar del inconsciente y producen un retorno a nivel de las significaciones del sujeto por la vía de la compulsión a la repetición. En este momento de su enseñanza, Lacan toma esta idea de Freud pero la entiende como un automatismo de repetición, una repetición significante, no en el sentido freudiano de una manifestación de la pulsión de muerte.

Sobre la Verwerfüng

Traducido por rechazo en los textos freudianos, Lacan lo llama forclusión (aunque en este escrito se utiliza el término preclusión). El rechazo freudiano supone que el sujeto percibió algo, hubo algún saber que luego fue rechazado, es decir, que hubo un juicio de atribución primordial, una Bejahung, precedente necesario para cualquier modalidad de negación posterior. La forclusión designa una función del inconsciente distinta de lo reprimido: para Miller, esta idea de Lacan están relacionada con el Inconsciente Real, como el inconsciente que se opone al inconsciente transferencial, aquello que resta de la hiancia estructural del sujeto, aquél del que se desabona el sujeto, el que queda al final de un análisis.

Para Lacan, la Bejahung se ejerce sobre significantes, sobre representaciones. Lo que queda forcluido son significantes, particularmente el significante del NP, el significante fundamental. Lacan opera un nuevo movimiento y propone el signo como un significante en sí mismo y que ese significante primordial forcluido es el NP. Este significante del NP es el que aparecerá o no cuando el sujeto es llamado a ocupar un lugar en lo simbólico. En el caso de Schreber, cuando es llamado a ocupar la presidencia de la cámara, este significante no está, en el Otro responde un agujero y al no haber el efecto metafórico del NP, el sujeto no tiene con qué responder, aparece el vacío en el lugar de la significación fálica y se desencadena la psicosis. El sujeto puede sostenerse en la vida en un “como-sí” pero ante el llamado a ocupar un lugar en lo simbólico responde el agujero de la ausencia del NP y entonces ocurre el desencadenamiento.

Fajnwaks refiere la evolución cronológica del caso Schreber para contextualizar dos cuestiones sobre las que Lacan desarrolla. En primer lugar, sobre el neologismo “almicidio” (asesinato o robo de las almas, perpetrado en él por su médico, Flechsig), que como tal, es un significante tan cargado de sentido que el sujeto no puede explicarlo y para Lacan viene a ocupar algo del NP en la medida que permite a Schreber inscribirse en un linaje en el que incluye al propio Flechsig.

En segundo lugar, Lacan se detiene en las consecuencias de la retirada o alejamiento de Dios en términos de los fenómenos en el cuerpo de Schreber. Se trata de alucinaciones de distinto tipo. Algunos fenómenos ocurren en el entorno y se dirigen a Schreber. Otros, los que el Presidente describe con más detalle son los “milagros”, son los efectos de la retirada de Dios en su cuerpo, del que se ven afectadas casi todas sus partes y funciones (alteraciones en la respiración que le obligan a emitir aullidos para paliarlas, la emasculación, el encogimiento de su cuerpo, transformaciones corporales, etc.).

Para Lacan, estos fenómenos se producen como un efecto del retiro, del acallamiento del significante, “una fulguración proyectada” desde lo real hacia lo simbólico. Freud concibe el delirio de Schreber como un intento de reinvestir libidinalmente los objetos del mundo, toda vez que la libido se ha retirado hacia el yo del sujeto y generan los fenómenos alucinatorios ubicados en el cuerpo. Para Lacan hay una analogía entre los nervios que entran por el craneo de Schreber y la penetración del significante en el sujeto, sólo que para el psicótico todo lo simbólico es real, de ahí las alucinaciones. Para Fajnwaks, algo de esta transposición de lo simbólico en lo real está presente en las neurociencias contemporáneas, que en su afán de localizar en el cuerpo, de reducir en el cerebro al sujeto, forcluyen su determinación simbólica, lingüística.

La descomposición de la lengua es un fenómeno presente en el delirio de Schreber: asociaciones por consonancia, ralentización en la sonoridad de las palabras hasta hacerlas un “deletreo farfullante”, sistema de no hablar con frases completas. Todo esto para detener la “voluptuosidad” que le impone su propio cuerpo. Fajnwaks señala que de manera análoga, algunos movimientos poéticos descomponían las palabras en sus sílabas para denunciar cómo usa la lengua la publicidad para lograr sus fines mercantiles, denunciando así también la función comunicativa que se atribuye al lenguaje y haciendo surgir su sinsentido.

Conclusión

Finalmente, Lacan se vale del esquema R para explicar el caso Schreber. Señala Fajnwaks que es en este Escrito donde aparecen por primera vez los tres registros articulados, como aparecerá muchos años más tarde en la enseñanza de Lacan, en el Seminario XXIII, en relación con el caso de Joyce. El esquema R aplicado al caso Schreber deja ver que lo imaginario y lo simbólico se abren como hipérboles en función de la forclusión del NP y la consecuente forclusión del falo producida por la primera. El grafo se abre en los vértices de lo simbólico y lo imaginario en torno a dos polos: el NP y la significación fálica. Aparece el goce transexual, un polo asintótico al que el sujeto se dirige con su transformación en mujer como consecuencia de la ausencia de la significación fálica para regular este goce, hace irrupción bajo la forma del delirio de emasculación, en el error de

tomar el significante por su significado, el pene por el falo, que es el error frecuente en el goce transexual.

Comentario final a propósito del próximo Congreso mundial de la AMP “las psicosis ordinarias y las otras bajo transferencia”

Para concluir, un apunte -que no aparece en el texto- sobre la relación transferencial con el Dr. Flechsig, desde la perspectiva del próximo congreso de la AMP “las psicosis ordinarias y las otras bajo transferencia”. Freud hace girar todo el caso en torno a la irrupción de una moción libidinal homosexual que hizo a Flechsig su objeto. Flechsig toma varios lugares en el delirio de Schreber (primero como autor del almicidio, seducción de Dios por el alma de Flechsig que también fracciona almas y termina ella misma fraccionada, dando lugar a un Flechsig superior y uno inferior, paralelos al dios inferior y superior del delirio) En su delirio toma el elemento transferencial hacia Flechsig y lo integra plenamente, aunque varíe su lugar en el desarrollo del delirio. En las psicosis ordinarias esto no ocurre: la ligazón transferencial se mantiene al margen de los fenómenos psicóticos discretos, si bien se pone en juego las formas en que el sujeto vive la relación con el Otro pero van en paralelo a la transferencia, no conciernen directamente al analista, como sí ocurre en las psicosis extraordinarias que se sirven de la transferencia e incluyen al analista en la ideación delirante, al modo que ilustra Schreber.

Graciela Briceño Ruiz

 


 

Colección Vídeos

Ahora puedes consultar nuestra colección de vídeos sobre conferencias, seminarios y actos que hemos ido recopilando durante más de diez años y que recogen interesantes intervenciones de los mejores profesionales en psicoanálisis.
IR A VÍDEOS

Colección de Audios

En nuestro archivo sonoro hemos ido recogiendo las intervenciones de especialistas en psicoanálisis y que recorren un amplio abanio de temas de máximo interés. Aquí recogemos mas de 10 años de seminarios debates y conferencias. IR A AUDIOS

Textos Online

Ahora se puede consultar nuestro fondo de textos online con las materias que hemos considerado más importantes y con las firmas más prestigiosas en la visión lacaniana de psicoanálisis. Consulta nuestro índice con todos los textos a tu disposición. IR A TEXTOS ONLINE

SÍGUENOS EN: twitter facebook
Instituto del Campo Freudiano. 2012 | Website por: oficina gráfica. <
Joomla templates free